jueves, 19 de enero de 2017

La biblioteca de Francisco Aguilar y Paz

http://eldia.es/criterios/2017-01-17/17-biblioteca-Francisco-Aguilar-Paz.htm 
CRITERIOS EL DÍA 
La biblioteca de Francisco Aguilar y Paz
Nació y murió en Santa Cruz de Tenerife (1902-1997). Es Hijo Predilecto de nuestra capital y Medalla de Oro de Canarias en 1998. Además de estar en posesión de la Encomienda de Alfonso X el Sabio, la del Mérito Civil y otras. Fue doctor en Derecho y profesor ayudante de Derecho Internacional en la Universidad de La Laguna; poseyendo esa formación académica se le vincula a la filosofía. De joven, aún socialista, viajó con Fernando de los Ríos a Alemania a completar estudios, donde se nutrió de filosofía y alemán.
Al estallar la guerra civil aparece como alto cargo del Movimiento; el fascismo no deja de ser una ideología moderna que surge en el siglo XX. La "república de las letras", como ha ocurrido en todas partes, se reparte por las dos trincheras. Llega a jefe local del Movimiento como falangista de primera, y escribe sobre la necesidad de atraerse a las clases populares, con la zanahoria, no con el palo.
Hay una coherencia indudable en ese íter que le lleva del socialismo al falangismo en radical pugna con las derechas tradicionales y oligarquías, y ganadas las oposiciones a la Administración en el Ministerio de Trabajo, Aguilar y Paz se convertirá en pieza angular en la creación de las antiguas escuelas de capacitación profesional. Es un intelectual en el sentido más prístino del término, metido a labores de gestión, de transformación de la sociedad donde destaca en resultados.
Aguilar y Paz (toscalero), al que su ciudad y Canarias le han rendido todos los honores, es decir, la Administración, pero no así la Universidad, que le mantiene claramente omitido, mientras eran rescatados la mayoría de autores de su época, muchos, menos relevantes, además de no haber ningún intelectual de su talla. No se encontrarán estudios, monografías, opúsculos, incluso alguno solapa su labor en defensa de sus compañeros de Gaceta de Arte, liberando a Domingo Pérez Minik, impidiendo la expulsión de Westerdahl o ayudando a García Cabrera. Destacó por su sentido de la amistad, bonhomía y caballerosidad.

El legado cultural que realizó a la ciudad, un fondo de al parecer 27.000 volúmenes, también goza de parejo desdén: sigue sin catalogarse y acaso en el contenedor que lo trajo de Madrid hace muchos años. El TEA lo tiene como a un prócer a la entrada, pero no puede saberse de sus lecturas y formación. Pérez Minik dijo que su biblioteca, solo en filosofía alemana, era esplendorosa. ¡Qué debates sobre cosmopolitismo y universalismo entonces! Cabría cotejarlos.

jueves, 18 de agosto de 2016

El divorcio en Mercedes Pinto y Carmen de Burgos (Colombine)




 Resulta incuestionable la relación  que mantuvieron Mercedes  Pinto y Carmen de  Burgos (Colombine).  Primera mujer periodista  y reportera española, es además, feminista, escritora y trata con numerosos escritores de comienzos del XX con los que, con muchos,  trabará  estrechos  lazos de  amistad.  Mercedes Pinto  debe mucho a Colombine, ya que  su célebre conferencia sobre “el divorcio como medida higiénica” se pronunciará  gracias   a ella.  Tras   esa conferencia los éxitos y notoriedad de Mercedes Pinto no harían  sino encadenarse.
Releyendo  una biografía sobre Colombine, y buscando ávido en la onomástica el nombre de Mercedes Pinto he comprobado desconcertado  que no figura, hurgando  sus entrañas tampoco.  Lo curioso es que su autor es  Federico Utrera, un periodista almeriense muy vinculado a Canarias: corresponsal de Canarias 7 en Madrid y muy ligado a festivales y acontecimientos cinematográficos de las islas. Hechos que ya hacen chocante la ausencia de Pinto en la vida de Colombine.  Según  Alicia Llarena biógrafa y experta en la canaria, hubo entre las dos literatas feministas relación de amistad y no recuerdo  si cartas de recomendación cuando Pinto escapa a Uruguay.
No parece que sea posible  que Federico Utrera no lo conociera, más  cuando domina  las relaciones de algunos canarios con Colombine.
Hecho sintomático  de esa desaparición, es que por la vida de Colombine pasaran algunos canarios de manera muy intensa. El  más próximo y admirado por ella es Tomás Morales, prosiguiendo una estrecha  e incansable relación epistolar con su viuda Rita, con referencias muy cariñosas para su hija huérfana.
 Contra el ascendente  que  ejerce en un primer  momento  Carmen de Burgos sobre Tomás Morales,  intervino  Fray Lesco, desaconsejándole  el vínculo, lo que no gustó nada a ella. También  colabora  con Alonso Quesada, éste más próximo a Ramón Gómez de la Serna, amante  de Colombine, que controla también el mundo literario e intelectual de Madrid. A pesar de este estrecho vínculo con Canarias no aparece en todo el libro de “Memorias de Colombine, la primera periodista” su amiga Mercedes Pinto, con la que sin duda le uniría mayores vínculos que los afectivos, en la distancia, con la viuda de Tomás Morales, de cuyas dedicaciones nada conocemos.
Son muchas las afinidades que unen a las dos mujeres, Carmen de Burgos es mayor que Mercedes Pinto y su trayectoria, relaciones literarias, actividades feministas, periodísticas hacen de ella una suerte de tutora a la sombra, o una figura en la que poder inspirarse.
Se produce una coincidencia muy curiosa, ambas sienten enormes simpatías por los judíos. Colombine en su Revista Crítica    tiene una sección dedicados a los judíos sefardíes con los que quiere restablecer los vínculos que rompió España. Es amiga, al que trata mucho  en París, del filósofo Max Nordau  uno de los padres del sionismo, y cuenta con la amistad de Rafael Cansino Assens, el escritor tan  admirado por Borges  que se declaraba judío. 


viernes, 5 de agosto de 2016

Los exilíos de Mercedes Pinto y María Rosa Alonso

María Rosa Alonso y Mercedes Pinto
Si de algo fui testigo fue del raquitismo e indigencia  del antifranquismo y del  apoyo, si no complacencia sociológica masiva, dado al régimen franquista, por lo que me irrita sobremanera el antifranquismo sobrevenido, retrospectivo, tardorreactivo,  toda esa unanimidad invertida por los hijos y nietos del franquismo político, sociológico u oportunista y calculador. Y aún peor si mayores, estuvieron abstenidos, como tantos que conozco, lejos y cerca. Ahora repelentes falsarios, que llegan a confundir a Suárez con Franco o a UCD con Carrero Blanco. 
Arrebatado por Mercedes Pinto, cuando ya lo estaba por María Rosa Alonso y con la intención de regresar a ellas para otras cuestiones en próximas fechas, referirme al exilio de las dos, que siempre aparecen con trazos gruesos de inscripción en el panteón de mártires del franquismo, lo que dice mucho más de editores y glosadores que de ellas mismas.
En primer lugar y so riesgo de defraudar, hemos de señalar que ninguna se exilió con el triunfo del General Franco en la guerra, luego no son exiliadas del 39.
Mercedes Pinto se exilia en 1930 y la causa no es otra que una conferencia impartida sobre el  divorcio en 1930 bajo la Dictadura de Primo de Rivera, cuyo artífice por cierto la recibe para mostrarle su enojo por los problemas que le causa con la Iglesia. Cursa el general su destierro a Guinea, como Unamuno que  fuera desterrado a Fuerteventura.
En lugar de acatar la resolución administrativa, marcha a Uruguay con su familia, y se queda para siempre en América, aunque vivirá temporadas en los 60 en España.
A María Rosa Alonso le sorprende el alzamiento de Franco en Tenerife, de vacaciones, estaba estudiando en Madrid, y ya en la década de los cuarenta ultima  la carrera; se había quedado a falta del último curso. En 1953 saca las oposiciones de filología en La Laguna. Se exilia ese mismo año, 1953, a Venezuela; no hay ninguna orden o resolución contra ella, pero si hay alguien que trata de perjudicarla por sus antiguas amistades y relaciones.
Mercedes Pinto ni se ha ido por Franco ni tampoco  boicotea su régimen y ya está en 1953 en España y en Tenerife, en el Círculo de Bellas Artes dando una conferencia.
María Rosa Alonso se pone  a vivir en la década de los 60 del siglo pasado en Madrid y a escribir habitualmente en prensa. Durante la  Transición de los 70 en sus artículos de prensa apenas hace referencia a la situación política tan convulsa que se vive en España.
Y ya que estamos, la feminista y abogada Clara Campoamor se exilia en 1937, en plena guerra civil y cuando el gobierno de Madrid era el de la República. Luego es una exiliada de la República como Ramón Gómez de la Serna y Chávez Nogales. Es aconsejable consultar a  Andrés Trapiello 


martes, 31 de mayo de 2016

El Día. Mercedes Pinto tras Hannah Arendt


JOSÉ MARÍA LIZUNDIA

Mercedes Pinto tras Hannah Arendt

Hannah Arendt contrapuso a su ex-amante Heidegger y su "ser para la muerte" la natalidad, el renacer, el nuevo comienzo. Mercedes Pinto desarrolló esa fuerza vital de manera empírica. Tras un matrimonio con un paranoico que la tortura, y tres hijos (por cuya herencia teme), contraerá nuevo matrimonio y tendrá dos hijos más. Una mujer que a la vez acomete un sinfín de actividades. Nacen hijos, pero ella siempre renace y siempre comienza, nomadea.

Si hay alguien irrepetible en la literatura canaria es Mercedes Pinto. Tampoco nadie tan cosmopolita -ni siquiera María Rosa Alonso- y que se desenvolviera entre tantos saberes y disciplinas, siendo además autodidacta. No se conformó con ser poeta, dramaturga, novelista y periodista. Lo podía haber hecho; a fin de cuentas es lo que hacen los literatos. Se interesó por el pensamiento, también por el psiquiátrico para desentrañar a su primer marido y denunciar la discriminación sexual y falta de libertad, lo que le valió el exilio. No sin antes transgredir todas las convenciones sociales. Y noveló sobre ella, tuvo ese valor, que fue en todo.
Una de sus novelas llevó al cine Buñuel. Su convivencia con la paranoia marital y su reflexión atrajeron el interés del psicoanalista Jacques Lacan, uno de los pocos que se sumergió en el estudió de esa patología. Autor que apreció el método paranoico crítico de Dalí. La genialidad se encadena. Pinto estaba avezada en distintas disciplinas: pedagogía, sexualidad, psicología, sociología, feminismo, pero más en el contacto con espíritu y alma. Fue muchas veces a la universidad, pero como conferenciante y a otras muchas tribunas de América Latina. Aunó compromiso social y político; con consultorios sentimentales atendió zozobras del alma y la vida, defensora de los judíos, como reformadora, colaboró con distintos Gobiernos.
Pinto tuvo en común con otra de las grandes intelectuales canarias, como es María Rosa Alonso, de entrada su cosmopolitismo -vivió en Venezuela y fue una gran viajera, que se reía de Pérez Minik por ser cosmopolita sedentario-; Mercedes residió en Uruguay, Chile, Cuba y México. Ambas trataron a Ortega y Gasset; Alonso, a la Escuela de Madrid; Pinto, a Unamuno, Marañón y otras autoridades científicas, así como escritores: Alfonso Reyes, Carmen de Burgos, Juana Ibarbourou.
Estas grandes intelectuales canarias no caen de hinojos ante las vanguardias, su esteticismo y utopías, como los de Gaceta de Arte, tampoco subestimaron el pensamiento español. La defensa realizada por Pinto de los judíos está reconocida con un bosque plantado en su honor en Jerusalén.

domingo, 29 de mayo de 2016

Un testimonio sobre Francisco Aguilar y Paz, de Koldo San Sebastián

He recibido este texto para uno de los post sobre nuestro autor del historiador vasco Koldo San Sebastián, que nos ilumina un poco mas sobre la vida de Francisco Aguilar y Paz. Agradecerle a Koldo pues el mensaje. Si hubiera más que pudiéramos saber, estaríamos encantados de leerte.
Aguilar fue un tipo curioso. Fue discípulo de Fernando de los Ríos quien le dirigió su tesis doctoral. Fue socio del Ateneo de Madrid, frecuentando "como oyente" algunas de las tertulias que allí se celebraban, como la de Ramón María del Valle Inclán. En su círculo de amigos de aquellos convulsos años republicanos, otros canarios como el pintor José Arencibia, o el bibliógrafo vasco (entonces estudiante de Historia). Jon Bilbao.

Gracias a Koldo he encontrado los datos a que hace referencia. Se trata de una conferencia de Jon Bilbao Azkarreta (un personaje muy interesante) en al Biblioteca Nacional. Aunque los datos sobre su  amigo Aguilar y Paz aparecen pronto, no en vano es el periodo estudiantil, merece la pena leerse entera la conferencia

http://www.errenteria.net/es/ficheros/57_18025es.pdf
https://www.errenteria.net/es/ficheros57_18025es.pdf

sábado, 5 de diciembre de 2015

El ensayo en la literatura canaria en la Universidad de Stanford

Mi libro El ensayo en la literatura canaria (y presente socioliterario) en la Universidad de Stanford. No es el primero que está en universidades americanas, me albergan también en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos. Para quien no procede del mundo académico es una enorme satisfacción
https://searchworks.stanford.edu/view/11412090

sábado, 14 de febrero de 2015

Agustín Espinosa por Samuel Ros

Samuel Ros es uno de los más insignes escritores que quedaron alineados con el bando franquista. Los intelectuales de izquierdas y derechas solían coincidir en  garitos, tertulias, fiestas y premios Muchos cultivaban la  amistad entre sí, lo que no obstaba para que con unas copas de más fueran capaces de insultarse. Pero estaban adscritos por igual a las vanguardias  artísticas y literarias.
Samuel Ros (un judío falangista de primera hora) cultivó diversos géneros  con notable éxito; uno de ellos fue  el humor. Afortunadamente está ¡época y estos autores fueron redescubiertos por Andrés Trapiello, José-Carlos Mainer, Francisco Umbral, Juna Manuel de Prada entre otros.
Samuel Ros acudía a dos tertulias que no eran afines: una la del Café Pombo, en donde oficiaba Ramón Gómez de la Serna y otra la de la Ballena Alegre donde lo hacía José Antonio Primo de Rivera.
En el epílogo de “El hombre de los medios abrazos” sobre una desternillante  boda a la que acude el todo Madrid literario, deportivo, taurino, artístico de los años 30, todos mezclados  en los dislates.
El autor se califica así mismo en tercera persona, o sea  como Samuel Ros y entre las decenas de nombres de escritores que aparecen los hace un canario; Agustín Espinosa, al que se refiere así:
Ros no puede  menos de decir a Agustín de Espinosa colocado junto a Mesa:
-¿Te das cuenta, profesor, de las formas y maneras que exigen entregarse a la literatura?
-Sí, me doy
.Agustín Espinosa tenía en sus ojos claros nostálgicos de la isla natal y de la cátedra conseguida. Llevaba algún tiempo de excesiva vida literaria y  e le notaba fatigado.
-¿Estás harto de la literatura a secas? –insistió Ros- ¡Lástima!
-No, es posible que hay tantas cosas además de escribir, incompatibles con escribir…
(…) Javier de Salas, el paleógrafo que mejor baila el tango argentino, dijo a Espinosa, recogiendo el hilo de sus últimas palabras:
- La ciencia ametralla cada día con mayor fortuna las filas del arte.
Superaron melancólicamente algunos oídos.
Páginas más adelante
Agustín Espinosa, con la pluma sin descapuchar,  en la mano izquierda, estaba frente a un balcón grande y un vaso pequeño de whisky y en donde se refugiaba la luz del sol ya en despedida.
-          ¿En qué piensas?- le preguntó Ros.
-          - En nada.
-          Parece que se ha quedado gente seria, ¿ves?
-          Claro